FORMACIÓN

publicidad curso4ªEDICION 2015 01

Usuarios Registrados

OCTUBRE 2016 - vol 11 - nº 2

ORIGINALES: FAMILIAS MONOPARENTALES, DISRUPCIÓN DEL CICLO VITAL FAMILIAR Y CONFLICTOS RELACIONALES

ROCIO ORTEGA GUTIERREZa, ASCENSION MORENO ARCOa Y QUETA DE LA REVILLA NEGROb

aMédica de Familia. Centro de Salud de Cartuja (Granada) y bEnfermera de Familia. Centro de Salud de Cartuja (Granada)

INTRODUCCIÓN

Según el  Consejo de Europa  una familia monoparental es la  constituida por un solo progenitor y uno o más hijo. A lo largo del tiempo ha habido cambios en la incidencia de la monoparentalidad como estructura familiar. Así  De la Revilla (1)  constato que en 1991 en el Centro de Salud de Cartuja la incidencia de familias monoparentales era del 8.9%,  mientras que en el 2005 aumento a un 11 % (2). Este aumento de las familias monoparentales a lo largo del tiempo también se aprecia en el estudio del Instituto Nacional de Estadística (3), que refiere que el número de hogares monoparentales alcanzaba en 2013 la cifra de 1.707.700 (9.4% del total de hogares en España) y que esta cifra supuso un aumento de 14.400 hogares monoparentales respecto a 2011 (1.693.300 hogares monoparentales).

 

Según su causa podemos agrupar la familia monoparental en dos apartados: por pérdidas (fallecimiento, divorcio, separación y/o abandono) y familia monoparental por decisión de la mujer. Esta última debe de tenerse muy en cuenta no solo por su incremento en estos años sino por el desarrollo de estrategias particulares de conciliación de la vida laboral, familiar y personal, económicas, socioeducativas, de ocupación del tiempo libre de los hijos, etc. (4).

El proceso de monoparentalidad consta de cinco fases y aunque esta división es teórica, ya  que no todas las parejas tienen que pasear por las diferentes etapas, si es conveniente conocerlas ya  que en cada una de ella se producen diferentes conflictos y tensiones (5).

Con independencia de cuál sea la causa de la monoparentalidad este cambio de la tipología estructural origina una disrupción del ciclo vital familiar dando lugar  a cambios en las  reglas, límites y relaciones de sus miembros y requiriendo una importante reorganización del sistema familiar (6). El grado de afectación  de la familia va a depender de la etapa  del ciclo vital en que tuvo lugar la monoparentalidad, con independencia del papel que puedan tener otros factores relacionados  con el contexto social, económico y étnico de la  familia.

Los problemas relacionales que se presentan en las familias monoparentales pueden producirse entre los distintos miembros y sub-sistemas, así  pueden tener lugar entre los cónyuges, entre padres e hijos y entre estos y las familias de origen.

En este estudio intentamos conocer las causas que dan lugar  a la formación de las familia monoparental, la fase del proceso de monparentalidad en que se encuentra, la etapa del ciclo vital familiar en que se produce la monoparentalidad con más frecuencia, así como los problemas relacionales entre los cónyuges e igualmente los que tiene lugar entre padres custodio y no custodio con los hijos y de estos con las familias de origen.

MATERIAL Y MÉTODO

Se presenta un estudio descriptivo que incluye 60 familias monoparentales. Esas familias fueron descubiertas y estudiadas en dos consultas del Centro de Salud de Cartuja, en un período de tiempo de siete meses durante el año 2015.

En todos los casos se investigó  el origen de la monoparentalidad. También en los casos de separación y divorcio se analizaron las fases del proceso de monoparentalidad.

Se estudió  la etapa de CVF en que se encontraba en el momento en que se produjo la familia monoparental, utilizando para ello la clasificación de la OMS modificada por De la Revilla (7).

También se relacionaron las causas de las familias monoparentales con las etapas del ciclo vital familiar.

En las 50 familias monoparentales  que tuvieron su origen en la separación, divorcio o abandono, se analizaron las relaciones entre los cónyuges. Los tipos de relaciones fueron: Unidas (relación afectiva, de confianza y apoyo mutuo entre dos personas),  Conflictivas (en continua oposición o enfrentamiento), Distantes (relación sin confianza  ni familiaridad) y Apartada (no existe relación).

También se estudiaron las conexiones entre las tres causas de familia monoparental antes mencionadas, con el tipo de relación existente entre los cónyuges.

Por último, se evaluaron las relaciones de los hijos con los padres custodio y no custodio, asícomo de los hijos con las familias de origen de ambos grupos, calificando las relaciones de buena (adecuadas o convenientes), mala (sin calidad, con un efecto negativo) e indiferentes (relación sin interés o importancia).

RESULTADOS

1. Las causas de la monoparentalidad.

En el 78.3% de los casos  la causa de monoparentalidad fue la separación y el divorcio, predominando la separación con un 55%. El fallecimiento lo fue en el 16,6% y el abandono en el 5 % (tabla1).

2. Fases del proceso de monoparentalidad.

En el proceso de monoparentalidad, el 51,1% se encontraba en la etapa de reorganización y aproximadamente la mitad, el 25,1% estaba en la etapa de separación legal. Le seguía, con un 19,1% los que transitaban por la etapa de redefinición del sistema  y únicamente un 2,1%  se encontraba en la de pre-separación (tabla 2)

3. Etapas del CVF en el comienzo de la monoparentalidad y su relación con la causa de familia monoparental.

El  70% de las familias se encontraban en las etapas IIA y IIB  del CVF, predominando ligeramente la etapa IIA (40 %). Le seguía la etapa IV con un 18,3% de los pacientes y la etapa III con un 11,6% (tabla 3).

El  principal motivo de la monoparentalidad en las etapas IIA y IIB fue la separación.. En la etapa IIA le sigue el divorcio (11,6%) y el abandono 3,3%, siendo en la etapa IIB el siguiente motivo el fallecimiento en un 5% de los casos.

En la etapa III los principales motivos siguen siendo la separación y el divorcio,

En la etapa IV del CVF , las principales causas de formación de familia monoparental fue el fallecimiento. (Tabla 4)

4. Las interacciones entre los padres custodio y no custodio

Llama la atención que la relación  es unida solo en el 14% de las familias monoparentales, siendo apartada o separada en el 38 %, ocupando los siguientes lugares las relaciones conflictivas y distantes (tabla 5).

5. Las relaciones entre los hijos y sus padres (custodio y no custodio) y la de los hijos con las familias de origen.

Relación entre hijos y padres

La relación  de los hijos con los padres custodio y no custodio son diferentes: Con el padre custodio fueron buenas en el 75 % mientras con el no custodio lo fue en el 46 % En cuanto una relación indiferente la referían el 24 % de los hijos con los padres no custodios y el 6,6 % de loa padres custodios (tabla 6).

Relación de los hijos con las familias de origen

Las relaciones con la FOPC fueron también buenas en un 63,3% de los casos, indiferentes en un 28,3% y malas únicamente en un 8,3%. Con la FOPNC sin embrago, fueron sobre todo indiferentes, en un 71,6% de los casos (tabla 7).

DISCUSIÓN

Asistimos a un cambio en la tipología estructural familiar en nuestro país, con un aumento progresivo de de la monoparentalidad en los últimos años (8), este fenómeno  se enmarca en un proceso de creciente pluralización  de las estrategias de convivencia de los españoles.  

Así mismo, también apreciamos  un cambio en el origen  de la familia monoparental, debido a la disminución de los fallecimientos y a un aumento de la separación y el divorcio. Los resultados de nuestro estudio, al igual que lo observado por De la Revilla et al (9) coinciden en estos cambios, ya que las dos causas más frecuentes de  monoparentalidad,  fueron  la separación y el  divorcio. Esto es un hecho importante ya que como señalaron Godenberg y Goldenberg (6) el riego de desestabilización de la familia parece que es mayor cuando son estas las causas de la familia monoparental. 

Ahrons (5)  expuso que el proceso de monoparentalidad seguía cinco fases: la primera de elaboración personal, la segunda de pre-separación, la tercera de separación legal, la cuarta etapa de reorganización, durante la que la nueva familia reajusta su vida y las relaciones entre padres custodio y no-custodio y los hijos; y la quinta y última etapa, de redefinición del sistema, en la cual se  constituye la nueva familia y se crean nuevos roles, reglas y relaciones. En nuestro estudio, la mayoría de los pacientes se encontraban en la tercera y cuarta fase y esto tiene gran importancia ya que en la tercera suele  vivirse  como una guerra entre cónyuges  que se manifiesta con una gran afectación somática, depresión y ansiedad y que en la cuarta produce un fuerte impacto sobre los hijos ya que la familia debe de adaptarse a la nueva situación y la ausencia de uno de los padres deja un vacío de autoridad  que obligara a establecer nuevas jerarquías y a  crear nuevos sub-sistemas.  

La monoparentalidad origina una disrupción del ciclo vital familiar ocasionando cambios en las reglas, límites y en las relaciones entre sus miembros. Como el impacto de la monoparenalidad es diferente según la etapa del ciclo en que se encuentre es muy importante conocerlas. Nosotros hemos constatado que en el 70 % de nuestros casos estaban en la etapa de exención II-A y II-B, lo que puede suponer  un mayor  coste para las familias con hijos pequeños  ya que estos, en ocasiones, pueden sentirse culpables, mostrando tristeza y añoranza por el progenitor ausente (8).

La adolescencia es una etapa repleta de cambios físicos y emocionales, es el tiempo que los hijos inician su propio proceso para abandonar el hogar, formando una identidad separada de la de sus padres. A causa de su naturaleza inestable, las reacciones del adolescente frente a la monoparentalidad incluyen la ansiedad, el deseo de un hogar estable y la necesidad de claros límites entre ellos y sus padres, especialmente sobre cuestiones como sexualidad, citas y las responsabilidades del hogar. Aunque en muchas ocasiones los adolescentes quisieran estar solos, este deseo no puede cumplirse porque cada padre busca la compañía de sus hijos para llenar su soledad. Pero cuando esto ocurre y los hijos llenan ese hueco, tiene un efecto negativo porque los aísla de otros compañeros e iguales y les impide cambiar (10).

En lo referente a la relación ente la cusa de familia monoparenteal y etapa del CVF apreciamos que la separación y el divorcio surgen sobre todo en las etapas de extensión (II-A y II-B), y por el contario el fallecimiento  se presenta como  la causa más frecuente  en la etapa IV.

Los problemas que se generan en las familias monoparentales están producidos por el cambio de una relación  triádica,  entre el holón conyugal  y los hijos, a un sistema basado en relaciones diádicas. Estos  problemas se deben analizar por separado, estudiando por un lado lo de los cónyuges y por otro lo de los estos  con los  hijos y con las familias de origen.

La relación entre los ex cónyuges pueden ser muy variables, de una forma gráfico los definió Ahrons (5) como de “compañeros perfectos”, de “colegas cooperadores”, de “asociados irritados” o de “adversarios feroces”.

En nuestra serie, hemos apreciado que la relación entre los ex cónyuges en el 64 % de los casos era inexistente o distante y si a este dato añadimos  a que  en   24 %  las relaciones eran conflictiva nos puede  explicar, como señalaron Cortes Arboleda et al. (11), que  la monoparentalidad genera una situación de estrés entre los padres y ocasionando disfunción familiar.

Por otra parte conviene destacar que no hemos apreciado diferencias entre el tipo de relaciones entre los ex cónyuges y la causa de monoparentalidad.

 Al evaluar las  relación entre padres e hijos, conviene destacar las diferencias que se observan según se trata del padre custodio o del no custodio. En  nuestro estudio hemos constatado diferencias significativas es esas relaciones, así apreciamos que entre el hijo y el padre custodio eran buenas en el 75% de los casos y se apreciaba una interacción indiferente   solo  en el 6,6 %. Esta situación facilita la solución de los conflictos cuando se presentan, aunque en ocasiones un apego excesivo puede dificultar la relación  y retrasar la independencia de los hijos.

  Todo lo contario es lo que apreciamos al  analiza la relación de los hijos con el padre no custodio ya que comprobamos que eran buenas en el 46 %  e indiferentes en el 24 %. Es posible que esto se deba a que al padre no custodio pierde el contacto diario con sus hijos y este distanciamiento en la relación  le puede ocasionar desarraigo y frustración de sus expectativas afectivas. Algunos padres se vuelven distantes con sus hijos por falta de competencia en cómo llevar una relación afectiva con ellos  o porque persiste una relación conflictiva con su ex mujer y con el tiempo dejan el contacto con los hijos

Cuando la familia de origen rechaza la separación se asiste al aislamiento y retraimiento de la familia monoparental, que se ve estigmatizada dentro de su entorno social, mientras que si no existe ese rechazo,   se verá como positiva la separación  y se les proporcionará toda la ayuda necesaria.

  Las relaciones de la familia monoparentales con su familia de origen se modifica a lo largo del tiempo, pero sobre todo la familia de origen tienden a proteger a su hijo y a culpar al otro de la separación, aumentando las tensiones entre los ex esposos  y creando conflictos de lealtad en los hijos de estos. Por otra parte puede ocurrir que algunos padres custodios cortan con sus familias  de origen para protegerse de las críticas o de unas relaciones demasiado estrechas, incrementando de este modo su aislamiento y reduciendo la red de apoyo que tanto necesitan (12).

Nosotros hemos apreciado  que las relaciones de los hijos con la familias de origen eran diferentes según se trata de los padres custodios y no custodios, apreciando que en las de los primeros eran buenas en el 63,3 % de los casos e indiferentes en el 28 %, mientras que en los con los padres no custodios  ocurría todo lo contario, eran indiferentes en el 71,6 % y buenas solo en el 10 %.

BIBLIOGRAFÍA

1. Revilla L de la, Aragón A, Muñoz M, et al. Una nueva clasificación demográfica de la familia para su uso en atención primaria de salud. Aten Primaria 191; 8: 104-111

2. De  la Revilla Negro E, Constant Rodriguez E, Lopez de Hierro Ruiz JA, Cardenas Viedma S. Valor del genograma en el estudio de la estructura familiar  y en la identificación de una nueva tipología estructural. Scientia. Revista Multidisciplinar de Ciencias de la Salud,2005; 10: 201-214

3. Instituto Nacional de Estadística. Encuesta continua de hogares de 2013. INE. Madrid  2014. Disponible en: http://www.ine.es/prensa/np837.pdf

4. Jociles MI, Rivas AM, MoncóB, Villamil F, Díaz P. Una reflexión crítica sobre la monoparentalidad: el caso de las madres solteras por elección. Portularia. 2008; VIII(1): 265-274.

5. Ahrons CR. Divorce: A crisis of family transition and change. Family Relations. 1980; 29:138-143

6. Goldenberg H, Goldenberg I. Counseling todays families. Belmont,. Wadswort, 1994           

7. De la Revilla L. La atención longitudinal: el ciclo vital familiar. En: De la Revilla L. Conceptos e instrumentos de la atención familiar, Barcelona, Doyma, 1994

8. Antolín Suárez L, Oliva Delgado A, Arranz Freijo E. Variables familiares asociadas a la conducta antisocial infantil: el papel desempeñado por el tipo de estructura familiar. Apuntes de Psicología. 2009; 27(2-3):475-487.

9. De la Revilla L, Fleitas L, Prados MA, De los A, Marcos N, Bailón E.. El genograma en la evaluación del ciclo vital familiar y de sus dislocaciones. Aten Primaria.  1998; 21: 219-224

10. Steinman S, Petersen V. The impact of parental divorce for adolescents: a consideration of intervention beyond the crisis. Adolesc Med, 2001; 12: 493-507

11. Cortés Arboleda MR, Cantón Duarte J, Cantón-Cortés D. Estructura del hogar y conflictividad entre padres. INFAD. 2011; 2(1): 503-510.

12. De la Revilla L, Garcia V. Familia monoparental. En: De la Revilla L. Manual de Atención Familiar. Bases para la práctica familiar en la consulta. Vol. I, Granada, FUNDESFAM,, 1999

Tabla 1. Las causas de la nonoparentalidad (n: 60)

CAUSAS NÚMERO %
Separación 33 55,00%
Divorcio 14 23,30%
Abandono 3 5,00%
Fallecimiento 10 16,60%

 

Tabla 2. Fases del proceso de monoparntalidad (nº: 47)

ETAPA NUMERO %
Elaboración personal 0 0,00%
Preseparación 1 2,10%
Separación legal 12 25,10%
Reorganización 25 51,10%
Redefinición del sistema 9 19,10%

Tabla 3. Etapas del CVF  en el comienzo de la monoparentalidad (nº: 60)

 

ETAPA NÚMERO %
Etapa I 0 0
Etapa IIA 24 40,00%
Etapa IIB 18 30,00%
Etapa III 7 11,60%
Etapa IV 11 18,30%
Etapas V-VI 0 0

 

Tabla 4. Causas de la monoparentalidad en las distintas etapas del CVF (nº: 60)

ETAPAS SEPARACIÓN DIVORCIO ABANDONO FALLECIMIENTO TOTAL
N:60 % % % % %
IIA 15 25,00% 7 11,60% 2 3,30% 0 0,00% 24 40,00%
IIB 14 23,00% 1 1,60% 0 0,00% 3 5,00% 18 30,00%
III 2 3,30% 3 5,00% 1 1,60% 1 1,60% 7 11,60%
IV 2 3,30% 3 5,00% 0 0,00% 6 10,00% 11 18,30%

 

Tabla 5. Las relaciones entre los ex-cónyuges (nº: 50)

RELACIONES NÚMERO PORCENTAJE
UNIDAS 7 14,00%
CONFLICTIVAS 12 24,00%
DISTANTES 13 26,00%
APARTADAS 19 38,00%

 

Tabla 6. Relaciones de los hijos con el padre custodio (nº: 60) y el padre no custodio (nº50)

Relaciones con el PC Número % Relaciones con el PNC Número %
Buenas 45 75,00% Buenas 23 46,00%
Malas 11 18,30% Malas 15 30,00%
Indiferentes 4 6,60% Indiferentes 12 24,00%

PC: Padre custodio. PNC: Padre no custodio

 

Tabla 7. Relación de las familias de origen de los padres custodio y no custodio con los hijos (nº: 60) 

Relaciones con la FOPC Número % Relaciones con la FOPNC Número %
Buenas 38 63,30% Buenas 6 10,00%
Malas 5 8,30% Malas 11 18,30%
Indiferentes 17 28,30% Indiferentes 43 71,60%

FOPC: Familia de origen del padre custodio. FORNC: Familia de origen del padre no custodio